viernes, 4 de septiembre de 2009

Reconstrucción Dental con Corona Metal Porcelana y Muñón Colado

Por Od. Alejandro Amaíz
Paciente femenino, de 33 años de edad, asiste a consulta odontológica por presentar acumulación de restos alimenticios en un diente en específico. No refiere sintomatología alguna.
Examen Clínico:
Al examen bucal se observa una restauración metálica defectuosa en el primer molar inferior izquierdo (36), con caries extensa que abarca parte de la cara vestibular y mesial del diente, además hay presencia de irritantes locales tipo placa bacteriana.
Al estudio radiológico de la zona, se percibe un tratamiento endodóntico deficiente y se corrobora el diagnostico de caries de recidiva.

Fig. 1: Incrustación de oro defectuosa, fractura dental vestibular con presencia de caries y acumulación de restos alimenticios y placa bacteriana
.
Luego de evaluar el caso, se procede a remover la restauración antigua, con instrumental rotatorio de alta velocidad. Se elimina dentina reblandecida y restos de caries de manera manual.
Se desobturan los conductos para realizar nuevamente la endodoncia (re-tratamiento) para asegurar de esta forma un adecuado sellado apical.
Se procede a confeccionar en acrílico una protección provisional del diente a restaurar, en este caso se utilizó la técnica polvo-líquido con un soporte de alambre convencional. Se liberan los excesos, se realiza el acabado y se procede a pulir con piedra pómez y blanco españa, tratando de obtener superficies lisas. Se emplean mopas de fieltro para otorgarle brillo a la protección temporal.

Fig. 2: Protección Temporal cementada en boca.
Se copia el muñón y se talla el tejido remanente con la finalidad de esbozar la base que soportará la corona individual metal-porcelana.
El muñón es colado en el laboratorio, en una aleación cromo cobalto. Es probado en boca para verificar su afinidad con la estructura dental.
Después de evaluar radiográfica y clínicamente: el tallado, chequear el espacio oclusal, y corregir todos los detalles anatómicos, se procede a cementar el muñón con vidrio ionómero.

Fig. 3: Radiografía periapical en donde se observan las características del muñon colado antes del cementado del mismo.

En la próxima cita, se procede a preparar los tejidos para la toma de impresión definitiva, para esto se empaca el hilo retractor (00) impregnado en astringente en todo el surco gingival de la pieza a restaurar.

Fig. 4: Empacado del hilo retractor.

Se procede a la impresión con silicona, utilizando material pesado y liviano respectivamente. Si la impresión cumple con las expectativas del operador se vacía con yeso piedra reforzado para obtener un modelo de trabajo, el cual se troquela, libera y se envía al laboratorio para que se confeccione la estructura metálica.

Fig. 5: Prueba de estructura metálica.

En una nueva consulta se prueba la estructura metálica en la preparación, tomando en consideración ciertos criterios: fricción al muñón, adaptado marginal, grosor del metal, forma, entre otros. Con una guía Vita se escogen los colores que conforman al diente, estableciendo un mapa o croquis que ayuden al técnico dental a la colocación de la porcelana.

Fig. 6: Prueba de Biscocho

Ya colocada la porcelana se prueba nuevamente en boca del paciente, haciendo hincapié en el color, anatomía dental y contactos oclusales. Luego el laboratorio realiza el glaseado, para otorgarle a la restauración el brillo característico de los dientes.
Al final se aísla el campo operatorio y se cementa definitivo la corona individual, realizando controles periódicos para detectar cualquier defecto o problema con la prótesis.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada